sábado, 30 de noviembre de 2013

GRUPO DEL BARRO GRUPO DEL NORTE

Osgoode Hall rugby football team: champions of...
Osgoode Hall rugby football team: champions of Canada 1891 (Photo credit: Law Society of Upper Canada Archives)
El Bera Bera donostiarra está luchando en la División de Honor B, en uno de sus tres grupos, por retornar a la máxima categoría del rugby masculino español. El mismo grupo en que están Zarautz y Eibar luchando con las mismas ganas por conocer el actual Top 12. Actualmente los equipos vizcaínos encabezan y cierran la clasificación mediante el representante de Uribealdea, tras la fusión de los equipos de Mungia y Plentzia, indiscutible líder con algún partido más que el Bera Bera; mientras que Durango y Universitario de Bilbao, el más antiguo de los equipos existentes en el Señorío, no han conseguido aún siquiera un punto. Un equipo asturiano, Oviedo, y otro gallego, Universitario de A Coruña, completan el cuadro del Grupo Norte, el grupo del barro.

Nuestro rugby siempre ha sido rugby en el barro, sobre todo en estas fechas y para estos equipos de un escalón inferior, aunque alguno cuente con césped artificial desde hace tiempo, y en esos partidos húmedos y feroces, sin apenas espectadores hasta que vuelva la primavera, se vive un rugby incomparable en el que los veteranos forjan a los jóvenes con la contundencia esencial de nuestro deporte.

Hay quien dice que estos partidos no suelen ser “aptos para madres o padres”. Creo que, por el contrario, deberían ser de obligada visión materna y paterna: quienes superan estas pruebas cada fin de semana están construyendo su futuro como personas para tranquilidad de sus progenitores. Y así siquiera habría unas docenas de espectadores animando a los ateridos agonistas que chapotean por esos barros del norte.




Enhanced by Zemanta

viernes, 22 de noviembre de 2013

EL LIDER COOPERATIVO

Autonomous Basque Country
Autonomous Basque Country (Photo credit: Wikipedia)

Hiruntchiberry, con su aspecto vasco trasnochado que a veces tienen nuestros vecinos del otro lado,  iba paseando por la Avenida donostiarra el otro día, había dejado a su mujer y a una amiga de compras mientras él se iba hacia Gros como es su costumbre cuando nos visita. La casualidad hizo que se tropezase conmigo y, por tanto, que un rato charláramos de la crisis, de la crisis, pero de la crisis de los dos equipos labortanos, sobre todo la del Olympique, mientras cruzábamos el puente y bastante rato más.
-          Cuando no hay líderes, no hay equipo –me dijo entre otras cosas -, en un deporte esencialmente cooperativo como el rugby en que todos los jugadores son importantes  si no hay capitán no hay equipo.  Y tengo la sensación que estamos pasando todos por una crisis de liderazgo en la que falta quien haga y arrastre mientras sobra toda esa charla de quienes dicen pero no hacen.
-          Creo que los equipos de este lado, Ordizia y Hernani, en su nivel sin embargo tienen un “capitanato” bien estructurado –comentaba al final de nuestro breve encuentro-, la cultura básica del club es vivida por todos, los líderes están en esa cultura dentro y fuera de la cancha, son buenos jugadores, transmiten confianza y motivación, tienen mentalidad de capitanes, remontan al equipo, se les ve con control y disciplina…
Por motivos laborales no pude continuar oyéndole, así que me fui rumiando sus palabras tan elementales por esas calles en que, la verdad sea dicha, no se encuentran los líderes necesarios por ninguna esquina. Luego leí casualmente en la prensa especializada que el jugador francés que tiene el salario mensual más alto -42.000€-, es precisamente el capitán de su equipo y de la selección francesa, un tipo que se gana  reconocimiento y su retribución en cada minuto del día, un tal Dusautoir.
 Es muy dura la responsabilidad de ser capitán, de liderar a tus quince iguales a ti sobre el campo y liderar a todos los que jueguen  algo, poco o nada en esa cooperativa que es todo equipo de rugby pero uno es capitán en sí antes de que el entrenador y los otros lo proclamen.
Los buenos capitanes no están solos porque son conscientes de la levedad de su posición, de la necesidad de que haya quien pueda sustituirle en cualquier momento y ocasión, que tenga autoridad para cambiar el plan de juego cuando éste no funciona, que gestione la presión en los momentos difíciles y que pueda comunicar, comunicar con hechos, con gestos y con palabras.
Con estos pensamientos en mi interior me subí al coche y se encendió la radio. Las noticias del día me volvieron a este país sin líderes y puse música.



Enhanced by Zemanta

domingo, 17 de noviembre de 2013

GIPUZKOA POST FAGOR

Location of the province of Guipúzcoa, in Spain.
Location of the province of Guipúzcoa, in Spain. (Photo credit: Wikipedia)

La oferta de mano de obra cualificada guipuzcoana se va ver sustancialmente incrementada. Una de las riquezas de esta provincia es su capacidad mecánica, esos miles de buenos mecánicos que están en fábricas y talleres y cuyos precios-salarios son los más altos de España porque el ajuste entre su demanda y su oferta ha conducido a ello. Hoy en día esos trabajadores se encuentran con que la demanda de sus servicios ha caído, porque muchos industriales demandantes han desaparecido y están desapareciendo, más devorados por las fieras de las finanzas, de los verdaderos “másters del universo”, que por los costes laborales pero es más fácil ajustar vía salarios que vía quienes imponen las leyes del juego capitalista.
¿Qué van a hacer los “fagorzailes”? Sus ingresos son hasta ahora incomparablemente altos con los de sus competidores polacos, checos o incluso alemanes, igualmente capacitados, igualmente buenos en lo suyo, y no digamos con los de los cuasi esclavos asiáticos ¿Van a quedarse ofreciéndose a un precio bajo o van a emigrar en busca de salario, cualquier salario, a dónde queda un mínimo de demanda o a dónde parece que hay algo de futura demanda de mano de obra cualificada? Es evidente que su presencia en un mercado guipuzcoano, un mercadillo, con ya abundante oferta va tener una inevitable repercusión.
Y los inmuebles e instalaciones que están quedando vacíos en nuestro territorio, esas inversiones acumuladas durante años, ahora desocupadas ¿Qué utilidad se les puede dar? Ante una situación económica de postguerra, quizá Gipuzkoa tenga que adaptarse a aquella oferta de sol y playa con la que se salió a conquista Europa y toda esa riqueza inmobiliaria e industrial deba adaptarse a una economía secundaria del sector servicios mientras dentro de unas décadas podamos, puedan,  volver a emplearla en su destino inicial ¡Cuánto cuesta crear un puesto de trabajo en la industria siderometalúrgica y qué fácil se pierde esa inversión!
La liquidación ordenada de los activos de Fagor Electrodomésticos es cada vez más probable.  Además de producir sustanciosas comisiones para los protagonistas de esa liquidación inevitablemente, como otras liquidaciones “ordenadas” anteriores han producido en Gipuzkoa,   pero hay un instrumento jurídico que puede ser útil para mantener esos activos de empresa –el tejido industrial guipuzcoano tiene muchos y grandes agujeros ya-,  y defender una parte de los puestos de trabajo que, en otro caso, se perderán: la venta de la empresa en su conjunto o de unidades productivas integrantes de la misma por el juego combinado de los artículos 43.2, 100 y 149 de la Ley Concursal vigente que permite que bien la empresa, bien alguna de sus unidades productivas, puedan ser objeto de venta, prefiriéndose aquellas ofertas de compra que garanticen la continuidad del negocio y de los puestos de trabajo, así como la mejor satisfacción de los créditos de los acreedores.

Los propios cooperativistas pueden optar a “recooperativizarse” en una nueva aventura empresarial adquiriendo de nuevo los bienes, quizá algunos acreedores estén interesados en reinventarse clientes o haya terceros dispuestos a hacer industria siempre que las condiciones climáticas de las finanzas lo permitan. Pero, en todo caso, esta crisis de Fagor supondrá un nuevo empobrecimiento de las clases populares guipuzcoana  que, una vez más, están pagando el ansia de enriquecimiento de unos pocos que confundieron modernizarse con prostituirse y crecer con engordar.






Enhanced by Zemanta

viernes, 15 de noviembre de 2013

EXTRAÑOS AMISTOSOS


El rugby internacional se encuentra en esta época con la celebración de los “test matches”, esto es, enfrentamientos entre selecciones, más o menos nacionales, fuera de una competición propiamente dicha como el Torneo de las VI Naciones, el Four Nations o la Copa del Mundo, aunque en algunos de estos partidos se disputan trofeos singulares, con más o menos tradición, que ambos contendientes han convenido en darle una denominación –lo que también sucede dentro de los referidos torneos internacionales-, que usan cada vez que pactan un partido.
En el otoño del Hemisferio Norte las selecciones mayores del Hemisferio Sur son las que vienen y juegan en el domicilio de algunas de las selecciones mayores de Europa, mientras que se combinan encuentros de éstas con algunas de las selecciones de segundo nivel del Sur y, en general, se producen otros encuentros, auspiciados por la IRB, de selecciones de niveles inferiores con el mismo carácter “amistoso” así Los Leones de España están de gira por América del Sur.
Sin embargo, estos encuentros no solo afectan a una teórica “honra nacional” –lo que sería discutible en el caso de selecciones como los Pacific Islanders o The British & Irish Lions-, o no son un residuo de una época en que el rugby era más lúdico que competitivo, sino que repercuten en la clasificación, world ranking, de la IRB y esta clasificación de todas las selecciones va fijando los clasificados automáticamente y las cabezas de serie de las sucesivos Mundiales –para el próximo se utilizó la de hace un año-, y la propia IRB la utiliza en sus planes de apoyo a unas u otras Federaciones.  
Abogado: despidos, concursos acreedores

miércoles, 13 de noviembre de 2013

sábado, 9 de noviembre de 2013

JUGAR A TRECE

Français : Carte géographique du rugby à XIII ...
Français : Carte géographique du rugby à XIII en France (Photo credit: Wikipedia)

El “rugby league”, rugby XIII o juego a XIII, está celebrando su Copa del Mundo en Inglaterra con la participación de 14 selecciones nacionales, la que lógicamente está pasando absolutamente desapercibida en Euskadi, ya que esta modalidad de deporte con balón oval sólo se practica apenas por Alicante y Madrid dentro de nuestro ámbito rugbístico, mientras que  por Iparralde se juega de forma testimonial. Se puede decir que este deporte entre nosotros se percibe, si se percibe, como una escisión de una secta mientras que para el público en general se confunde con nuestro deporte.
Se originó esta modalidad en 1895 en Inglaterra y cuajó en Australia, donde suele superar en espectadores al Rugby a XV, y también en Nueva Zelanda. Actualmente está implantado en unos 30 estados del mundo en forma organizada, aunque esté presente en bastantes más.
Su nacimiento se debió a la necesidad percibida por los dirigentes de los equipos de que los jugadores tenían que ser compensados económicamente, ya que sólo las personas con posibilidades económicas podían perder su tiempo de trabajo y arriesgarse a lesiones en un deporte de contacto. Por tanto, este deporte nació profesional, moderadamente profesional desde nuestra perspectiva actual, frente al rugby de las clases pudientes que se siguió manteniendo aparentemente aficionado hasta 1995.
La disminución del número de jugadores, la supresión de la melé y de la touch así como del ruck buscaban más la seguridad de los jugadores –no existían seguros médicos ni seguridad social-, que la espectacularidad del juego y quizá por eso este deporte en el hemisferio norte ha sufrido la competencia del fútbol mucho más que el rugby a XV que ha conocido un auge indudable con el profesionalismo. Además es frecuente que sus mejores jugadores cambien de rugby en busca de mejores retribuciones.      
Enhanced by Zemanta

sábado, 2 de noviembre de 2013

SEXO, ALUBIAS Y ROCK’N ROLL

Como todos los años por este tiempo, los veteranos del equipo se reúnen en torno a unas alubias bien acompañadas en una sociedad gastronómica. La “txarri boda” es oficiada inevitablemente por la primera línea titular que, como verdaderas madres, esperan junto a los fogones al resto, mientras pasan las horas necesarias  para que las leguminosas alcancen un punto de cocción digno de su lábel vasco. El trabajo cocineril y el calor obligan a recuperar los líquidos que se pierden durante la preparación  así que la cocina social es un trasiego permanente también de botellas y vasos que se llenan y vacían como cangilones de una noria en movimiento permanente.
La vida pasa lista de asistencia y se echa de menos a los rugbiers que ya están para siempre en “el tercer tiempo que no se acaba nunca”, entre el reino de las sombras y un paraíso de melés, cervezas y mujeres. Sin embargo, sus huecos se rellenan con los que van saltando del banquillo de la juventud para reemplazarlos en su puesto del mantel.
Ya en  la mesa parece que fue ayer y no hace tantos años cuando estos niños abuelos revestidos de sus colores de guerra taconeaban metálicamente trotando por el pasillo que conducía desde el vestuario hasta la cancha, las voces y los gritos despiertan ecos de nostalgias en los muros de la sociedad. La insoportable levedad del rugby les ha ofrecido momentos que no pueden evitar que se les escapen cada vez más entre los dedos aunque los repitan una y otra vez y cada año con detalles más coloridos e inverosímiles que el anterior.
Como todos los años la actualidad de nuestro rugby surge una y otra vez en las conversaciones incoherentes, conversaciones que, con el comienzo de la digestión, se hacen cada vez más armónicas en una bizarra sinfonía cacofónica hasta concluir en la inevitable coral, donde todo el repertorio de canciones de autobús es repasado con dispar fortuna.
Y el año que viene, quizá las alubias se peguen un poco o no, pero los veteranos del equipo estarán ahí para recibir esa dosis anual de poesía del oval que les es necesaria para vivir.

 
Abogados: despidos, crisis, concurso acreedores